Apuntarse en Malaga a clases de salsa

¡Si yo soy la persona más torpe del mundo! es lo que nos decimos a nosotros mismos, para tratar de justificar el que aún no hayamos dado el paso de comenzar a aprender a bailar salsa. Y con esa excusa lo vamos dejando un año tras otro, hasta que has comenzado a leer estas líneas …