Academia de salsa en linea en Malaga

El salsero se detuvo, puso mis maletas en el suelo, cerró la puerta y, cruzando el cuarto, abrió otra puerta que daba a un pequeño cuarto octogonal alumbrado con una simple lámpara, y que a primera vista no parecía tener ninguna ventana Le envié un cheque por su cumpleaños a la dirección de su hija, …